Diecinueve años después he vuelto a pasear, cámara en ristre, entre el azahar y la multitud, retomando recuerdos y descubriendo que por mucho tiempo que pase, la Semana Santa en Córdoba es eterna.