El riñón aventurero (Pablo Baena Liñán)


Voy a contaros la historia de un riñón aventurero,
que nació en una persona y después se hizo viajero.
Vivía feliz y sano dentro del cuerpo de un niño,
al lado de otro riñón al que tenía gran cariño.


Un día notó que al niño se le acabó la alegría,
pues tenía un hermano que vivir ya no podía.
Sus riñones, muy enfermos, funcionaban ya muy mal,
y los médicos decían: “Esto va a acabar fatal”.


El niño, muy generoso, para ayudar a su hermano,
pensó: “Tengo dos riñones y los dos están muy sanos.
Tal vez pueda uno de ellos con mi hermano compartir,
y, cada uno con uno, quizá podamos vivir”.


Los doctores realizaron la operación con cuidado,
para que pasar pudiera nuestro amigo al otro lado.
Así comenzó el viaje de nuestro riñón viajero,
que se despidió del otro y se hizo aventurero.


El viaje no fue fácil. Sintió mareo, malestar,
casi como si estuviera en un barco en alta mar.
Pero se encontró muy bien cuando llegó a su destino.
Mereció mucho la pena recorrer ese camino.


Desde entonces los dos niños se quisieron aún más.
Tuvieron toda su vida una unión muy especial.
Feliz en su nueva casa, este riñón tan viajero,
comprendió que compartir es lo mejor del mundo entero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El lunes siguiente...

 

 

 

 

 

 

 

 

Música: Life KeroDean