Para la generación que abrimos los ojos en los años 70, Dalí era la luz, la ironía mordaz que se rebelaba contra lo establecido, era la irreverencia personificada... En agosto de 1978, en una de mis primeras escapadas mochileras, Figueras fue uno de los objetivos. El Teatro Museo de Dalí, inaugurado pocos años atrás, me atraía como pocas cosas. Recuerdo al llegar a las puertas del museo un pequeño revuelo: "No tomen fotos, va a salir Dalí" gritaba un vigilante. En aquellos segundos no tuve mejor ocurrencia que levantar mi "AGFAMATIC pocket" y disparar. De aquella visita solo me quedan vagos recuerdos, sin duda lo mejor fue haber sentido por unos instantes la proximidad del genio, todo el poder cósmico de Salvador Dalí.

 

 

 

Unos años después, en un recorrido por los Pirineos, he vuelto al museo, estrenando la Fujifilm X-T10, que se ha portado muy bien. Mucho público pero amplitud suficiente para disfrutar con las ocurrencias de este genio. Mucho arte. Un paseo muy agradable descubriendo y dejándome sorprender...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver