En la escapada a Gante de julio de 2013 hicimos una excursión a Amsterdam, que quedaba a poco más de 200 km. Una vez que compramos las entradas para el Museo Van Gogh nos acercamos al Rijksmuseum, recién rehabilitado, pero las enormes colas nos hicieron desistir. En 1999 pagué los 15 florines de la entrada para ver en un cuarto de hora sus principales obras maestras y no quería repetir la experiencia. Habrá que intentarlo otra vez...

 

 

 

 

 

El Rijks y sus colas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un antiguo "tiburón"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El de Van Gogh es un museo muy completo y agradable. A pesar de la multitud de visitantes, se recorre bien; de hecho pude disfrutar y fotografiar casi todos los cuadros, excepto una veintena de obras a las que está prohibido hacerlo -y que yo respeté-. Lo que sigue no es el catálogo completo, sino mi visión personal, lo que más me atrajo de este museo excepcional.

Definitivamente la Fujifilm X E-1, con el zoom 18-55 y el Samyang 8 mm, es el equipo perfecto para viajes a media distancia y entornos de baja luminosidad. Todas las fotos están tiradas a ISO 1600 y si se aprecia ruido en alguna de ellas es porque se lo he añadido artificialmente por motivos estéticos.