Bagan fue la antigua capital de Birmania. Esta localizada en la árida meseta del país, en las riberas del río Ayeyarwady a 145 kilómetros al sudoeste de Mandalay. La UNESCO ha intentado infructuosamente designar Bagan como Patrimonio de la Humanidad, probablemente por los excesos urbanísticos realizados por la junta militar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El mercado de Nyaung-U

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La construcción de la pagoda de Shwezigon, en Nyaung-U, se inició durante el reinado de Anawrahta, y fue terminada por su sucesor Kyanzittha. Dentro del recinto hay un pequeño cobertizo que alberga las imágenes de los 37 nat. Algunos espíritus, como los nat de los árboles o los de los ríos, viven en la naturaleza y son invisibles; sin embargo, la mayoría de ellos se representan bajo forma humana.

 

Muchos de los nat de Shwezigon, pequeñas imágenes de madera, cemento o plástico pintadas con brillantes colores, son de manufactura reciente, si bien uno de ellos, de piedra, pertenece al periodo Pagan (siglos IX al XIII) y representa, a tamaño más grande del natural, al señor de los nat, Sakka, que procede de la divinidad hindú Indra.

 

 

 

 

 

 

 

La pagoda Shwezigon

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El templo de Ananda fue construido en 1091, durante el reino del Rey Kyanzittha. Es uno de los mejores conservados de Bagan. El nombre de Ananda viene del nombre del primo de Buddha, y quiere decir la sabuduria eterna. El templo integra detalles de arquitectura india. En el interior destacan cuatro estatuas de Buda de pie, orientadas a los puntos cardinales. La gente llegaba y cubría las estatuas de hojas de oro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En una tienda-taller de lacado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos encaramamos al templo Shwesandaw para esperar la caída de la tarde (estaba nublado, así que no vimos la puesta de sol)

 

 

 

 

 

El rey Pyinbya trasladó la capital a Bagan en el 874 y se convirtió en una gran ciudad. En 1057, el rey Anawrahta trasladó a Bagan a los monjes budistas y los artesanos, que transformaron Bagan en un centro religioso y cultural. En los siglos XII y XIII, Bagan se convirtió en un centro cosmopolita de estudios budistas, que atrajo a los monjes y estudiantes de lugares tan lejanos como la India, Sri Lanka, y de los reinos de Tailandia y Camboya. En 1287, el reino sucumbió a los mongoles, liderados por Kublai Khan. Abandonada por el rey de Birmania y saqueada por los mongoles, la ciudad quedó destruida, pero su importancia como centro budista continúa hoy en día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Empezamos el nuevo día visitando la pagoda Dhamma Ya Zi Ka

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En medio de la mayor concentración de estupas de toda Birmania

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una parada en ruta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bolitas extremadamente dulces

 

y un destilado con muchísimos grados

 

El té y unas tapitas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El monte Popa, un volcán inactivo. En su cima el monasterio Taung Kalat.

 

 

 

 

 

Nos esperan hasta la cima 777 escalones y un número indeterminado de monos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Empresas y particulares que han donado cada tramo de escalera

 

 

 

Este es uno de los lugares más sagrados del país

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La comida en el Popa Mountain Resort. Todo espectacular

 

 

 

 

 

 

 

Un tamarindo (Tamarindus indica)

 

Caramelos y material escolar nunca deben faltar en la maleta

 

 

 

 

 

El chinlone, deporte nacional, es una combinación entre deporte y baile de un solo equipo sin contrincante. El fin no es perder o ganar, sino ver quién ejecuta las destrezas más bonitas con la pelota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta bandera representa mundialmente la religión budista y simboliza, a su vez, paz y fe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puesta de sol navegando por el Ayeyarwady

 

Amanecer camino del aeropuerto

 

Vimos algunos globos. No habían volado por razones meteorológicas durante nuestra estancia

 

 

 

Honores para despedirnos ;-)