Mandalay es la segunda ciudad de Birmania, con casi un millón de habitantes. Fue muy maltratada en la Segunda Guerra Mundial, quedando en pie apenas sus murallas. Sin embargo en sus alrededores se conservan conjuntos monumentales sorprendentes.

 

 

 

En el monasterio de Mahagandaryon

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los monjes sólo pueden tener un mínimo de posesiones (idealmente, tres túnicas, un cuenco para alimentos, un cinturón de paño, aguja e hilo, una cuchilla para afeitarse la cabeza y un filtro de agua). En la práctica, pueden llegar a tener algunas pocas cosas adicionales.

 

 

 

 

 

Aquí cada mañana a las 10:15 se organiza una procesión de más de mil monjes (del medio millón hay en toda Birmania) que vienen con un cuenco a recoger su ración diaria de arroz y algún que otro extra, que deben consumir antes del mediodía. El silencio y la armonía del momento solo se rompe por la presencia de unos cientos de guiris.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los voluntarios del reparto en la foto de recuerdo

 

 

 

El puente de U Bein, es el puente de teka más largo del mundo (1200 m) y atraviesa el lago Taungthaman

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Mandalay sobreviven muchos oficios artesanales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ava es una pequeña isla a la que hay que llegar en barcaza

 

 

 

 

 

 

 

El recorrido se hace en carro, ya que la distancia al monasterio es considerable

 

El recorrido entre estupas y arrozales es muy hermoso

 

 

 

El monasterio de Bagaya

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el monasterio de Bagaya, construido con teca, hay una pequeña escuela atendida por varios monjes.

 

Unos bolígrafos siempre vienen bien...

 

 

 

 

 

No parecía el recreo, sin embargo un monje leía, otro rezaba y un tercero leía el periódico; entre tanto, los niños a su aire...

 

 

 

El Monasterio Mahar Aung Mye Bon San es de ladrillo y estuco, lo que ha asegurado su conservación. Fue construído por la Reina Me Nu en 1822.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un abrebotellas simple y efectivo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De regreso a Mandalay, compramos una talla de Buda para nuestro santuario, lo difícil fue dar después con las bombillicas...

 

 

 

 

 

En lo alto de la colina de Mandalay, un monasterio-mirador con escaleras mecánicas

 

 

 

 

 

 

 

Ahí abajo, el Mandalay Hill, nuestro hotel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El último ocaso de 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uvas de lata para recibir el año nuevo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Areneros...

 

 

 

...madereros...

 

y ... ¡delfines!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hsinbyume es la pagoda inacabada. El rey Bodawpaya proyectó esta estupa que hubiese alcanzado los 150 m de altura; su muerte, en 1819, impidió su conclusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La campana de Mingun, la mayor del mundo, unas 90 toneladas, 5 metros de diámetro...

 

 

 

 

 

La pagoda Mya Thein Dan, como puede verse...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno de estos se vino con nosotros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los mosquitos de la tierra... a pesar de los repelentes, del ultrasonido...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La imagen de Buda de la pagoda de Mahamuni, posee una larga historia de más de dos mil años. Esta antigua estatua es la más sagrada para los budistas birmanos debido a su significado religioso e histórico, por ello, el santuario está siempre abarrotado.

 

 

 

La estatua está hecha de bronce y mide 3,90 metros de altura y 1,80 de hombro a hombro. Su peso total es de 6,5 toneladas. La estatua muestra a Buda en el momento de la iluminación y por ello extiende su brazo derecho con la mano tocando el suelo como testimonio de sus actos pasados. La otra mano reposa sobre las rodillas con la palma hacia arriba. La corona de la cabeza y el pecho están repletos de piedras preciosas incrustadas (diamantes, zafiros, esmeraldas, rubíes, etc.) donadas por los devotos budistas en el pasado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En un barrio de artesanos marmolistas...a

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pan de oro todavía se hace golpeando incansablemente el metal

 

Shwenandaw Kyaung fue el antiguo palacio del rey Mindon, y hoy está convertido en monasterio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la Kuthodaw Paya se encuentra un Tripitaka o código budista en 729 losas de mármol, colocada cada una de ellas dentro de una estupa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de regresar al hotel visitamos un monasterio desconocido, ajeno al turismo. Al anochecer, unos cincuenta monjes empezaron a salir de todos los rincones del monasterio e iniciaron una procesión. Sus cantos monótonos, la precisión con que se descalzaron y avanzaron hacia la sala de oración... un espectáculo sobrecogedor. Solo rompía la armonía el titilar de las bombillitas del Buda que casi me hipnotizan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De lo que pasó una hora después no hay fotos y casi no va a haber palabras. Fue sin duda la mejor manera de empezar 2012.

 

Y en el jardín, unos bailes regionales.

 

 

 

 

 

Despertando con el arpa...

 

... y otra vez a volar.