Volvemos a California. Desde Las Vegas hasta Yosemite casi 800 Km. Varias paradas técnicas, la más interesante en Barstow Station, un antiguo nudo de carreteras de la histórica ruta 66 por la que discurrió gran parte de la emigración americana hacia California a mediados del S XX. Después de una noche tranquila en Oakhurst, estamos entrando en el parque más visitado del estado.

 

 

 

Las grandes sequoias quedan a unos pasos, pero la carretera está cerrada en invierno. Compro una postal del que quizá sea el árbol más famoso del mundo, el abatido Wawona Tunnel Tree. Nadie sabe cuántos millones de visitantes atravesaron este árbol entre 1881, año en que se talló el túnel, y 1969 que es cuando finalmente colapsó bajo el peso de una acumulación récord de nieve. Debilitado por el enorme agujero abierto en su base, puede que muriera 1.000 años antes de lo debido. Pero los cuentos y las fotos sobre este noble gigante viajaron alrededor del mundo y contribuyeron sin duda a salvar a sus otros hermanos del bosque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este rincón del parque se agruparon las casas e los pioneros y primeros pobladores de la zona, que de otra manera habrían desaparecido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Half Dome o Media Cúpula, es uno de los picos singulares del parque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Capitán es una pared casi vertical de 910 m. de altura

 

 

 

El Velo de la Novia y las otras cascadas revelan la enorme sequía que amenaza al parque.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La secuoya roja debe su nombre al jefe indio Sequoyah (1776-1843), inventor de un sistema de escritura cherokee. Desde el principio la secuoya fue sometida a una intensa actividad forestal debido a la calidad de su madera roja (de ahí el nombre americano de redwood), su rápido crecimiento, entre los 4 y los 10 años de edad puede crecer a razón de 1,80 metros por año, y a su gigantesco tamaño del que se pueden extraer enormes tablas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una cabina de teléfono acorde con el entorno

 

 

 

 

 

 

 

Con esta foto que nos hizo Antonella felicitamos el año nuevo a nuestros amigos desde un ordenador que había en el Comfort.

 

 

 

En Oakhurst lo único a destacar es su centro comercial.