Museo Arqueológico Nacional (2005)

Aunque lo conocía desde mi niñez, no entré en el Museo Arqueológico Nacional con una cámara hasta marzo de 2005. Fue antes de la gran reforma que tuvo el edificio de la madrileña calle Serrano entre 2008 y 2014; las obras se exponían con criterios historicistas y el museo era difícil de interpretar.

Por entonces, necesitaba muchos recursos audiovisuales para mis clases. En internet crecían exponencialmente dichos recursos, pero era más eficaz mostrar experiencias propias. Ya tenía además la Nikon D-70, digital y con buena definición, así que en estos años hice muchísimas fotos. Este 22 de marzo, martes santo, estuvimos en el arqueológico, por la mañana y en el Museo del Prado, por la tarde. En el primero recorrimos casi todas las salas: desde la Prehistoria, al mundo Ibérico, pasando por Egipto, Grecia, Roma, España Visigoda y Edad Media. Finalizamos entrando en la réplica de la cueva de Altamira que estaba en el jardín exterior. Me centré en algunas piezas que desde siempre me cautivaban: de la orfebrería, los torques y cuencos de la Edad del Bronce; vasos canopos, momias y sarcófagos de Egipto; las damas de Elche, Baza e Ibiza, así como la estatua de Livia; mosaicos y vidrios romanos; el tesoro de Guarrazar y las joyas del arte islámico: la cierva de Madinat al-Zahra y el bote de Zamora.

 

Fotos del Museo Arqueológico Nacional en 2005

 

El siguiente museo: Museo Nacional de El Prado (2005)