Bali

En las navidades de 2013 viajamos a Bali con unos amigos. La llamada isla de los dioses, es una provincia hinduista de Indonesia, el país con más musulmanes del planeta. El viaje fue agotador; volamos el día 23 con Qatar Airways, haciendo escala en Doha para estirar las piernas y practicar el shopping. Después hubo una parada técnica de varias horas en Singapur; no podíamos salir del aeropuerto, así que tiramos de wifi. Llegamos a Bali la tarde del 24, con la terminal llena de australianos; estábamos solo a tres horas de vuelo de Darwin. Después de pagar y sellar el visado, fuimos directos al hotel con nuestro genial guía traductor, Dewa. Caía el diluvio universal y nos anocheció por el camino (amanecía a las 6 y anochecía a las 18). Cuando llegamos a Villa Ubud, cenamos algo ligero y aunque era nochebuena caímos derrotados.

Ubud, 25 de diciembre

Amanecimos en un paraíso. El Hotel Villa Ubud solo tenía diez casitas; el dueño era español y el mejor anfitrión que pudiera imaginarse. Estábamos en las afueras de Ubud, la capital cultural y artística de la isla, con palacios, templos, mercados, celebraciones… Empezamos visitando el Palacio Real y después vimos a una muchedumbre que acudía con ofrendas a un templo. Entramos en varias tiendas; la artesanía era espectacular y a precios razonables. Comimos muy bien en un restaurante local; la cerveza Bintang, genial  —se notaba que por aquí pasaron los holandeses—  y las comidas, ligeras, con variedad de verduras, arroces y pollo. Después fuimos al templo-palacio del agua, Pura Taman Saraswati, y dimos una vuelta por el animado y festivo centro de Ubud. Volvimos al hotelazo donde nos habían dejado una sorpresa para Pilar por su cumple. Después de un remojón en la piscina, navidades a 30º 😉, anocheció mientras nos daban unos masajes…

Excursiones desde Ubud, 26 de diciembre

¡Buenos días desde el paraíso!

Danza de Barong y Kris

Fue un día de visitas a templos y otros lugares de interés cercanos a Ubud. Empezamos por una función de danza ancestral que escenificaba la batalla entre Barong y Rangda para representar la eterna batalla entre el bien y el mal.

Seguimos visitando unas casas tradicionales y un taller de artesanía con madera, en el que compramos una máscara.

Goa Gajah

La Cueva del Elefante y la piscina adyacente fueron descubiertas en el s. XX; habían funcionado como santuarios desde diez siglos atrás.

Tirta Empul

Era un templo de agua, con un manantial sagrado para las purificaciones rituales. Como en todos los templos que visitamos, las mujeres no podían entrar durante su menstruación 😲.

Gunung Kawi

Fue la última visita del día, un paseo relajado por el complejo de templos y estanques que estaban en medio de unos arrozales preciosos, sembrados en terrazas.

Más excursiones desde Ubud, 27 de diciembre

El viernes nos desplazamos al área de Batubulan, entre unos arrozales infinitos. Visitamos un taller de batik, técnica indonesia inscrita en 2009 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. También vimos otro taller donde pulían y engastaban gemas.

Besakih

A mediodía llegamos a Besakih, el más grande y más sagrado de los templos hinduistas balineses. El complejo estaba a 1000 m. de altitud y lo formaban 23 templos en seis niveles, donde según la creencia habitaban los espíritus de los ancestros. Constantemente llegaban cientos de peregrinos, cargados de ofrendas a los dioses. Cerca de allí comimos en Lereng Agung, un establecimiento turístico con unas vistas impresionantes al monte Agung (un volcán de más de 3.000 m. que era la montaña más alta y reverenciada de la isla). También impresionaba el murciélago que sesteaba a la entrada del restaurante.