Kenia

Hicimos un safari por Kenia en julio de 2006, para celebrar nuestro 25 aniversario. Sin duda fue un viaje relajado, emocionante y muy fotográfico. Volamos de Madrid a Nairobi el 11 de julio en un chárter de Iberworld, llegando a primera hora del día 12. Pasamos la aduana, pagamos el visado y nos trasladaron al Holiday Inn. Era un circuito en grupo que habíamos reservado en Viajes Palmasur, aunque algunos días estuvimos solos con en conductor y el guía, que se llamaba Samson.

 

 

Nairobi, 12 de julio

Hace cien años era sólo una estación de la línea de ferrocarril que unía Mombasa (en el Índico) con el Lago Victoria. Nairobi es una de las capitales más cosmopolitas de África, también una ciudad muy verde y con poco tráfico. Descansamos y comimos; no teníamos jet lag, pero la noche en  Airbus había sido tremenda. Por la tarde nos llevaron a hacer un par de visitas. Estuvimos en el Giraffecentre, donde había bastantes jirafas de Rothschild, y se les podía dar pienso. Después fuimos a la casa en que vivió Karen Blixen, autora de “Memorias de África”, convertida en un museo lleno de recuerdos de la escritora.

 

 

Amboseli, 13 de julio

Salimos temprano  para el Parque Nacional de Amboseli. Circular por estas zona de África es una aventura, siempre. Había carreteras en buen estado, pero para llegar a los parques era normal recorrer muchos kilómetros por pistas. Cruzamos algunos poblados sin interés turístico, en los que hacía todas las fotos que podía. A mediodía llegamos al Ol Tukai, donde se rodó la película “Las Nieves del Kilimanjaro”. El lodge tenía un ambiente inigualable. A pocos metros de nuestra cabaña cientos de cebras, ñus y elefantes pastaban apaciblemente. Esa tarde hicimos el primer safari, o sea, “paseo”, en suajili.

Amboseli significa “viento del diablo”, y es que junto con los elefantes y el Kilimanjaro, los remolinos de polvo están siempre en el horizonte. Por lo demás, el parque era encantador, con hermosos paisajes y gran variedad de animales que convivían “pacíficamente” en la sabana. Los guías y los conductores estaban siempre hablando por radio, dándose noticias de la ubicación de los animales. Cuando muchas furgonetas se reunían en algún sitio es que alguno de los big five  estaba próximo (se llaman así por la dificultad de cazarlos a pie, y son: el león, el leopardo, el rinoceronte, el búfalo y el elefante). Aquella tarde, una pareja de guepardos se pasearon tranquilamente delante de todos nosotros. Fueron unos momentos indescriptibles.

 

 

Amanecer en Amboseli, 14 de julio

Antes de amanecer ya estábamos siguiendo a una hiena por la sabana. Las cebras pastaban y un ñu vigilaba los pasos de una leona, que al final se largó. Sobre un manto de nubes pudimos ver la poca nieve que le quedaba al Kilimanjaro (5985 m.), la cima más alta de África que pertenece a la vecina Tanzania. Terminado el safari mañanero, volvimos al lodge a desayunar y entonces salimos para Aberdare.

 

 

Aberdare, 14 de julio (y amanecer del 15)

Todo el día estuvimos en ruta, casi 400 km, hasta el Parque Nacional de Aberdare. De tarde en tarde atravesábamos algún poblado y yo hacía fotos para ver después qué hacía la gente, cómo era la vida cotidiana. Estaba oscureciendo cuando unos jabalíes verrugosos salieron a recibirnos al llegar a las tierras altas. Dejamos las maletas en el Aberdare Country Club y unos 4×4 nos llevaron a The Ark, el arca, un lodge único, construido entre árboles, aprovechando un desnivel sobre una charca. Nos asignaron un “camarote” y nos informaron del código del timbre. Toda la noche se acercaban animales a beber y avisaban por si querías bajar a un mirador a observarlos. Hacía frío; no pensábamos que en África íbamos a echar de menos un forro polar… La cena fue de película, tras una ventana del comedor, un grupo de elefantes retozaban y una gineta comía un plato de sobras. Apenas descansamos aquella noche, entre el frío y los timbrazos. Al clarear bajé por última vez al mirador; África despertaba y al rato nosotros dejábamos el arca y poníamos rumbo a Nakuru.

 

 

Nakuru, 15 de julio (y amanecer del 16)

Estuvimos unas tres horas en camino. Vimos muchos niños en las cunetas, era sábado y no había colegio. Recordé que en los años sesenta, los chiquillos de mi barrio hacíamos eso mismo, sentarnos junto a la carretera nacional Madrid-Málaga para saludar a los turistas que pasaban. Paramos en la raya misma del Ecuador. En aquellas paradas no faltaban las “toilettes” y la tienda de recuerdos. Pasamos cerca de las Cataratas Thompson, un lugar apacible frecuentado por lugareños y por 100 chelines (menos de un euro) me hice una foto con tres auténticos kikuyu. Después entramos en el Valle del Rift, llegamos a la ciudad de Nakuru y nos alojamos en el Lion Hill Lodge.

El Lago Nakuru es conocido por los dos millones de flamencos que se alimentan en sus aguas alcalinas. El parque nacional que rodea la laguna no es menos sorprendente: bosques de euforbias candelabro y acacias de tronco amarillo dan cobijo a cebras, elands, cobos de agua, colobos, impalas, jabalíes verrugosos, búfalos, rinocerontes, leopardos, gacelas de Thompson, leones… Perdí la cuenta de las fotos que hice, tanto en el safari de tarde  —¡ese leopardo!—  como en el del amanecer, con los cuatro rinos que se nos fueron acercando hasta casi echarse encima de la camioneta.

 

 

Masái Mara, 16 de julio

De nuevo en ruta, hacia Narok, a veces por caminos malísimos (era imposible hacer una media de más de 50 o 60 km/h). En ocasiones parábamos cuando grupos de niños simulaban arreglar baches… allí acabamos con la reserva de bolígrafos, cuadernos, caramelos y baratijas que llevábamos. A mediodía llegamos por fin al Sarova Mara Camp, un campamento impresionante ❤️.  Dentro de nuestra tienda no faltaba ningún detalle; eso sí, al salir debíamos cerrar bien las cremalleras para que no entrasen animales.

Cada mes de julio se produce la migración desde el Serengueti a Masái Mara de cientos de miles de ñus y cebras. Este parque es un hervidero de animales recién llegados. En el primer safari nos encontramos a un león merendándose un ñu, leopardos echando la siesta en los árboles y en medio de todos, ¡gente jugando al fútbol!

 

 

Masái Mara, 17 de julio

Salir de safari a pie con los masái fue toda una experiencia. Nos movimos por una zona con pocos animales -¡mejor!- y descubrimos arbustos, huellas, termiteros, y toda clase de boñigas. Los jóvenes guerreros no dejaban de ofrecernos dientes de león, pulseras de pelo de elefante y toda clase de objetos rituales. Más tarde fuimos a un poblado, donde nos recibieron cantando y bailando como si hubieran cazado un león. Estos pastores se alimentan básicamente de leche y sangre y nos hicieron una demostración de cómo preparan el brebaje. Luís, un brasileño que hacía el safari con nosotros, probó la pócima ¡y sobrevivió! También Samson, el magnífico guía que nos acompañaba, se tomó un chupito.

Seguimos el safari y vimos kongonis, buitres encaramados en los árboles, leones y también avestruces (siempre en pareja, el macho negro y blanco y la hembra parda). Hicimos muchísimos kilómetros campo a través en dirección al río Mara. Las manadas de ñus que encontrábamos acababan de cruzarlo y se encaminaban hacia las verdes praderas. El Mara es la puerta del paraíso, y también el infierno en que sucumben aplastados o devorados por cocodrilos los débiles, los ancianos y los jóvenes inexpertos. Allí hice la foto del lagarto agama. Después, a la hora del picnic, nuestro merendero estaba “ocupado” por un par de leones que ni se inmutaron con nuestra presencia; debimos buscar otra sombra a unos metros para poner pie en tierra. Después de comer hicimos unas fotos de los dos o tres grupos que habíamos compartido el safari. También nos hicimos una en la frontera con Tanzania, que no era más que un enorme mojón.

De vuelta al campamento, como cada tarde, cumplí el ritual de tomarme una cerveza Tusker  —colmillo en suajili—  bien fría, sin duda lo mejor después de un largo safari 😜.

 

 

Lago Naivasha y Nairobi, 18 de julio

El viaje desde Masái Mara hasta el Lago Naivasha fue de más de 6 horas, por caminos bastante malos y no llegamos hasta el mediodía. Con sus aguas dulces, es un hábitat perfecto para muchas especies: pelícanos, gansos del Nilo, águilas pescadoras… Lo cruzamos en un pequeño catamarán, observados de cerca por varios hipopótamos. En la zona de Crescent Island paseamos tranquilamente entre jirafas, cebras y ñus; en esta llanura se rodaron muchas escenas de “Memorias de África”. De regreso a Nairobi, a las 7 de la tarde cenamos en The Carnivore, un restaurante para turistas, evidentemente especializado en carnes.

 

 

Epílogo

Después de otra noche en el Holiday Inn, el día 19 a las 10:10 despegamos de Nairobi, rumbo a… ¡otra sorpresa del viaje! Hicimos una escala en Zanzíbar, para limpiar el avión, aunque solo vimos las palmeras desde lejos ¡no nos dejaron salir del aeropuerto a darnos un baño! Total, que por el mismo precio, en este viaje pisamos por dos veces territorio de Tanzania 😉.

 

El siguiente viaje: Vietnam 2007