Lérida

La provincia de Lérida fue nuestro principal objetivo en la ruta que hicimos por los Pirineos de 2015, en especial las iglesias románicas del valle de Bohí. La primera parada en esta provincia fue en Seo de Urgel, de camino hacia Andorra.

 

Seo de Urgel, 5 de Agosto

Aquella mañana salimos de Ripoll después de desayunar. Tras dos horas disfrutando de unos paisajes increíbles, alrededor de las 12, llegamos al centro histórico y entramos en la catedral de Santa María, que cerraba a la una. La visita fue muy rápida, apremiados por un guarda que tenía ganas de irse pronto. Aun así, pudimos ver el claustro, la iglesia de San Miguel y parte del museo diocesano  —en el que estaba prohibido hacer fotos—. Me impresionaron el arca del obispo Armengol y el Beato de Urgel. A primera hora de la tarde seguimos camino a Andorra. Dos días después volvimos para seguir las visitas programadas.

 

 

En ruta a Erill la Vall, 7 de agosto

Después de estar dos días en Andorra, el viernes 7 de agosto por la tarde viajamos a Erill la Vall. Los 150 km por la nacional 260, a pesar de sus atractivos paisajes, parecían interminables. En Sort paramos un rato para estirar las piernas y comprar unos decimitos 😉. Pasamos por Puente de Suert (con su iglesia románica de Santa María de Viu de Llavata) y anocheciendo llegamos a Erill la Vall, donde habíamos reservado en La Plaça. Cenamos estupendamente en el restaurante del hostal y apenas dimos una vuelta después, impresionados por la tranquilidad, belleza y aire fresco que nos envolvían.

 

 

Valle de Bohí, 8 de agosto

Estábamos en el corazón del valle de Bohí, y empezamos la jornada informándonos de los horarios de las iglesias, que eran, desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad. Recogida la información, las entradas, y un póster, empezamos la ruta.

 

 

San Juan de Bohí

Iglesia de tres naves con muchas pinturas al fresco reproducidas, ya que las originales fueron arrancados y se conservaban en el Museo de Arte de Cataluña (una foto es del museo en 2009).

 

 

San Clemente de Tahull

Tal vez fuera la más conocida de las iglesias, y era la más concurrida. Tuvimos suerte de encontrar entradas para el pase audiovisual, que rozaba la perfección, devolviendo virtualmente al ábside su apariencia primitiva. Las pinturas originales de San Clemente también habían sido arrancadas al strappo y se exponían en el Museo de Arte de Cataluña (un par de fotos son del museo).

 

 

San Félix de Barruera

A mediodía llegamos a Barruera para visitar la iglesia de San Félix. Fue una visita rápida, ya que empezaba a llover y además iban a cerrar pronto. Era muy austera y tenía como otras iglesias un pequeño cementerio anejo.

 

 

Santa Eulalia de Erill la Vall

Después de comer y descansar un rato, volvimos a las iglesias, empezando por la que teníamos a dos pasos del hostal. Muy sencilla, de una sola nave alargada, estaba presidida por un grupo del Descendimiento y la figura de Santa Eulalia.

 

 

San Quirce de Durro

Estaba cerca del pueblo, a una altura de 1500 m y tenía unas vistas espectaculares. Fue la única en la que no pudimos entrar, pero lo compensamos disfrutamos con el paisaje.

 

 

La Natividad de Durro

A la vuelta de la ermita entramos en la Natividad, una iglesia con apariencia maciza; tenía una sola nave y un porche lateral, retablos barrocos y restos de un Nicodemo de algún Descendimiento.

 

 

Santa María de Tahull

A última hora de la tarde llegamos otra vez a Tahull, diez minutos antes de que cerraran Santa María. Era una iglesia muy transformada y restaurada; los frescos originales, de los que pongo una foto, estaban en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Volvimos al día siguiente para verla con más tranquilidad.

 

 

Valle de Bohí, 9 de agosto

Empezamos la mañana subiendo al embalse de Cavallers, por unos carriles especialmente estrechos. Hacía frío a casi 2000 m de altura y no llevábamos equipo, así que caminamos un poco, hicimos algunas fotos y regresamos al valle.

 

 

Santa María de Cardet

En una hora estábamos en la aldea de Cardet y entramos en la iglesia. En el interior estaba la imagen de la Mare de Déu de les Cabanesses. Las pinturas y retablos también habían sido retirados, pero pudimos acceder a todos los rincones del edificio.

 

 

Santa María de la Asunción de Coll

La última de las iglesias románicas, la Asunción de Coll, estaba cerca, al borde mismo de la carretera. Una amabilísima vecina nos la abrió y contó orgullosa detalles de su construcción y conservación.

 

 

Ya que habíamos hecho los deberes  —documentar las nueve iglesias—  el resto del día fue muy relajado. Paseamos por el Salencar de Barruera, volvimos a Tahull, donde comimos. Después le dimos un repaso a San Clemente y a Santa María y nos volvimos al hostal a descansar un rato. Por la tarde hicimos una excursión a Puente de Suert, donde había una feria. De regreso a Erill la Vall, hice unas fotos a la torre y el cementerio, con las últimas luces del día.

 

 

Parque Nacional de Aigüestortes, 10 de agosto

Nuestra última mañana en Lérida la dedicamos a visitar el Parque Nacional, en unos minibuses que salían desde Bohí. El planell d’Aigüestortes era un espacio totalmente llano, de bosques, prados y agua, donde encontramos un itinerario circular de pasarelas de madera, adaptadas para silla de ruedas. Fue un itinerario de dificultad baja pero de gran belleza. Después, volvimos a Bohí y seguimos el viaje hacia Jaca.

 

 

La continuación del viaje: Huesca