Patios de Córdoba en 2008

Estas son las fotografías que hice en los Patios de Córdoba en 2008. Los patios son desde 2012 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este evento se celebra cada año en la segunda semana de mayo. Los propietarios e inquilinos de los patios inscritos en el concurso abren sus espacios comunes al público, que puede visitarlos en horario de mañana y tarde.

Varios años hice recorridos sistemáticos, buscando buena iluminación y escasa afluencia de visitantes; y no siempre lo conseguí. Además, algunas de las fotos de este año las hice durante visitas escolares. Los textos que acompañan las galerías son de “Conoce los Patios de Córdoba”, publicación de la Delegación de Educación e Infancia del Ayuntamiento de Córdoba, de artencordoba.com o de amigosdelospatioscordobeses.es

 

 

Patios de Córdoba en 2008

Judíos, 6

Esta casa cuenta con más de 300 años de antigüedad. Originariamente fue una fábrica de velas y posteriormente hospital de frailes carmelitas. Su patio es de estructura cuadrada, accediéndose a él a través de un amplio zaguán. Presenta un pórtico barroco en uno de sus laterales. Está pavimentado con losas de barro, mientras que las paredes están alicatadas hasta la media altura con azulejos en tonos morados y azules. Pero de entre todo, destaca su fuente central con forma de estrella de cinco puntas y un bello surtidor de piedra.

 

Encarnación, 11

Es complicado entrar en el interior del patio, ya que su ajustado espacio se encuentra completamente cubierto de macetas, todas de tonos verdosos y con diversos tipos de plantas. En el fragmento de suelo que podemos observar descubrimos que está compuesto de enchinado tradicional cordobés y en sus extremos forma un ribete con piedras de otro color. En el centro se halla una hermosa fuente de piedra blanca, base de mármol y forma de venera.

 

Martínez Rücker, 1

Patio con pavimento de chino cordobés sobre el que observamos un antiguo brocal árabe con una curiosa seña de identidad. Seis arcos de medio punto, sustentados por columnas cementadas, dan paso a una galería que rodea parte de este antiguo patio que ha formado parte de la casa en la que, en 1608, murió el célebre literato, poeta, pintor, escultor y arquitecto, Pablo de Céspedes y en la que actualmente habitan siete familias. Una de mis fotos obtuvo un accésit en el concurso fotográfico de los Patios de Córdoba convocado por el ayuntamiento.

 

Rey Heredia, 21

Casa de vecinos de finales del siglo XX, con un patio central de grandes dimensiones que, a pesar de su reciente construcción, mantiene las características de cualquier patio antiguo tradicional. Su presencia es habitual en el festival de patios de Córdoba, habiendo obtenido premios en varias ocasiones.

 

Barrionuevo, 43

Esta casa patio es una antigua casa de vecinos que ha sido transformada para acoger un conjunto de apartamentos. Fue construida hacia el año 1700. Desde el zaguán se accede a dos patios separados por un arco de medio punto realizado
en ladrillo. En el lateral derecho se encuentra la zona de viviendas, mientras que en el izquierdo se desarrolla un alto muro medianero con la casa contigua. Al fondo del segundo patio se encuentra un pozo con brocal del siglo XII, junto a las escaleras que dan acceso a la primera planta y la azotea.

 

Barrionuevo, 22

Se trata de una casa antigua, reformada en los años 80, como es el caso de la mayoría en el barrio de Santiago, sin embargo, su patio no se encuentra a la entrada da paso a la vivienda, como suele ser habitual, sino que para acceder hay que atravesar la vivienda.

 

Tinte, 9

Las primeras referencias de esta casa las encontramos en 1865, año en el que se constituyen las primeras escrituras, aunque a tenor de su estructura y materiales, todo indica que su edificación es muy anterior. Destaca un arco de medio punto, justo delante de la puerta de entrada, rodeado por un voluminoso rosal de pitiminí.

 

Agustín Moreno, 43

Inmueble del siglo XIX, levantado sobre las antiguas caballerizas de una casa palacio. Abre las dos plantas de uno de sus lados con un esbelto pórtico de arcos de medio punto apoyados sobre pilares de fábrica de ladrillo visto. Una fuente de forma estrellada preside el centro del recinto sobre un trabajado suelo de losas de barro enmarcadas por chino cordobés.

 

Siete Revueltas, 1

Conocida como la “Casa de las Campanas”, su nombre proviene de haber albergado una fundición de campanas. Conserva muestras de la primera construcción mudéjar del s. XV; el suelo es de chino cordobés y destaca un gran tablado donde se organizan diferentes actuaciones. En el acceso a este patio podemos disfrutar de un bello artesonado de la techumbre original.

 

Aceite, 8

Fue casa de vecinos, donde llegaron a habitar cerca de treinta familias. Destaca un arco ciego de ladrillo viejo dentro del cual han colocado un bello pilón de piedra.

 

Mucho Trigo, 21

Enclavada en el barrio de San Pedro está también cerca de la ribera del Guadalquivir, se accede al patio tras un pequeño zaguán y en uno de sus lados tiene una fuente de suelo con forma de estrella.

 

Lineros, 37

Casa del siglo XIX, reformada. Tiene dos patios principales conectados por galería y otro patio de luz al fondo.

 

San Basilio, 22

Situado en la parte central del Alcázar Viejo, fue antigua casa de vecinos. Una cancela de hierro de 1988 franquea el paso desde la calle. El patio está pavimentado con chino cordobés, donde se dibujan dos escudos heráldicos. En este patio destacan, al fondo, un pilón cubierto con azulejos y dos falsos arcos ciegos rematados por un frontón escalonado, un pozo de brocal de obra encalado de tradición islámica, con su polea y su cubo de cinc.

 

San Basilio, 14

Originariamente fue una casa de vecinos, como casi todas las del barrio. Se accede al patio a través de un amplio zaguán. Situado a la entrada el pórtico de estilo barroco, en el que destacan tres arcos de medio punto, que descansan sobre columnas y capiteles de piedra caliza. Alrededor del patio se distribuyen las estancias de la vivienda. En este patio se conserva la cocina comunitaria, así como un lavadero con dos antiguas pilas.

 

Martín de Roa, 2

Patio de nueva construcción. De todos los elementos que lo conforman resalta, sobre todos ellos, la integración de
parte de la muralla en un frontal del patio. También, destaca el suelo de enchinado cordobés, un antiguo pozo recuperado y dos columnas que nos recuerdan una vieja entrada existente a la antigua casa de vecinos. Así mismo, llama la atención el sistema de riego por goteo utilizado en dos de sus paredes.

 

Marroquíes, 6

Cuenta con varias calles que se comunican entre sí dejando al descubierto las antiguas dependencias de la vida en común como el cuarto de pilas, las cocinas, etc., auténticas piezas dignas de ser premiadas o expuestas en un museo. El suelo presenta el pavimento original de bolo junto con piezas más modernas de cemento. Una de estas fotos obtuvo un accésit en el concurso convocado por el ayuntamiento.

 

Zarco, 15

Patio de arquitectura moderna al que accedemos tras la subida de unos escalones que se dejan ver entre los barrotes de una gran cancela de hierro forjado que preside la fachada de la casa. Ocho son los arcos de ladrillo visto que descansan sobre los capiteles de las columnas que rodean este hermoso y florido patio, pavimentado con losa de barro.

 

Humosa, 5

Casa de vecinos proveniente de una casa patio original del siglo XVIII. Este patio ha venido aportando solera, sabor y autenticidad a los últimos certámenes del festival.

 

Pastora, 2

El patio conserva una antigua edificación de dos plantas con acceso mediante una escalera exterior. El pavimento combina el chino con losas de distintos tamaños y colores. A mano derecha nos encontramos una capilla privada dedicada a Nuestra Señora de la Salud. En un rincón del patio también podemos encontrar un pozo de origen árabe.

 

Juan Tocino, 3

Refleja dos estilos arquitectónicos diferentes, con rasgos árabes y romanos, podemos destacar el pozo de construcción árabe con brocal de forja andaluza, y la austeridad árabe de su fachada.

 

Guzmanas, 4

La casa tiene aproximadamente dos siglos de antigüedad. La historia de dicha casa ya la relata el escritor cordobés Ramírez de Arellano en su obra “Paseos por Córdoba”. Fue propiedad de un agricultor adinerado de apellido Guzmán y que al parecer no tuvo nada más que hijas y estas dieron lugar al actual nombre de la calle “de las Guzmanas”. Se puede destacar del patio, la baranda de madera que recorre la galería alta, el artesonado de la misma, los arcos de ladrillo viejo que forman dicha galería y el empedrado del suelo al estilo del chino cordobés.

 

Guzmanas, 2

El recinto es parte de la que fue Casa de las Guzmanas. Aunque se trata de un edificio de nueva construcción, los elementos incorporados del inmueble primitivo y la propia estructura de la casa evocan aquel pasado y confiere un sello al patio. El visitante se encuentra con una fuente barroca con pila de piedra y basas, capiteles y columnas de entidad, porte e historia, procedentes del inmueble histórico originario.

 

San Juan de Palomares, 8

El patio es de forma rectangular y está pavimentado con chino cordobés; en la parte frontal observamos un triunfo de San Rafael, sobre una pila de mármol con surtidor. Restos de capiteles y columnas de antaño narran parte de nuestra historia entre numerosas y variadas plantas ornamentales.

 

Queso, 5

Esta casa formaba parte de las construcciones de la Sociedad de Plateros de la calle María Auxiliadora y el patio es parte de uno más grande de las antiguas bodegas.

 

Parras, 6

Este patio cuya casa se remonta a 1579 fue una casa señorial, después, parte de un Convento, pasando posteriormente a ser usada como cuartel y después hospital. Finalmente, el inmueble fue dividido en varias casas de vecinos. El suelo del este patio es de bolos y deja ver en el centro un pozo con brocal de hierro forjado. En esta casa nació el poeta cordobés Pablo García Baena, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1984. También en esta casa vivió Dña. Ana López García (Carasucia) modelo de Julio Romero de Torres en el lienzo “La Musa Gitana” de 1907.

 

Parras, 8

Este patio se encuentra en una casa de más de 400 años de antigüedad, formó junto con la vivienda número seis de esta misma calle, parte de un Convento pasando posteriormente a ser usadas ambas como cuartel y después hospital, finalmente, el inmueble fue dividido dando lugar a varias casas de vecinos. A pesar de ser un patio de arquitectura moderna conserva numerosos elementos antiguos, tales como las dos pilas de lavar del siglo XVIII y un pozo medianero.

 

Parras, 5

Este patio fue construido en 1984. Presenta un pórtico adintelado con arcos planos y columnas, las paredes de la planta baja están decoradas con azulejos sevillanos y en uno de sus rincones podemos observar un pozo con brocal de piedra.

 

Pozanco, 6

Antigua casa de vecinos ha sido reformada, en los últimos años, en algunos de sus elementos como por ejemplo el antiguo suelo de chino y cemento que ha dado paso a un suelo de loza. Las dependencias de arriba se abren al patio desde unos balcones adornados con macetas y mantones de Manila.

 

Pozanco, 21

Este Patio está situado perpendicular a la calle Mariano Amaya. Es un patio caracterizado por tener un largo pasillo, dominado por geranios y gitanillas, hasta desembocar al patio en sí, que Elisa Pérez Laguna y Teresa Rodríguez cuidan con esmero cada año.

 

Mariano Amaya, 4

El visitante de esta casa se encuentra, en primer lugar, con un pequeño zaguán con zócalo de azulejos y solería que reproduce modelos antiguos. Siguiendo el modelo clásico, la casa se organiza en torno al patio, quedando constituido como un salón sin techar. En este patio puede contemplarse aún el empedrado original que junto a la variedad de flores y plantas, crean un ambiente castizo que únicamente por estas fechas es posible contemplar en su máximo esplendor.

 

Trueque, 4

El patio de esta edificación es conocido como el “Patio de Carmela”. De paredes blancas, tiene un suelo típico de enchinado cordobés, exceptuando algunas zonas cuyo suelo está realizado con losas de barro. En uno de sus rincones, una escalera en recodo da acceso a la segunda planta. Cada uno de sus escalones está decorado por una hermosa maceta de flores. Esta casa es famosa por su pozo de inspiración árabe, aún en uso, situado en el centro del patio.

 

Escañuela, 3

El origen de esta antigua casa de vecinos se remonta a finales del siglo XIX. Las habitaciones de la vivienda se distribuyen alrededor de este patio que tiene la característica de ser un largo pasillo en forma de L, presenta un espacio elevado donde se encuentran una fuente y un pozo decorativo.

 

Isabel II, 1

Destacan dos capiteles de avispero de arte islámico que, sobre sus fustes y basas, sustentan parte de la planta superior. Las ventanas de las habitaciones dan al patio, aprovechando la luz natural. Este patio de marcado estilo árabe, recibe el nombre de Patio Al-Yumn o Patio de los Sentidos.

 

La Palma, 3

Es un Palacete Barroco fechado en 1782 que, como puede verse a la entrada, fue utilizado como patio de carruajes. Llama la atención entre los elementos decorativos un antiguo abrevadero adaptado a pilón por el propietario o el pozo con brocal árabe, copia de uno califal con decoración vegetal en verde manganeso.

 

Sánchez Peña, 14

Casa de vecinos muy alterada respecto a la construcción original. Presenta un patio central en segunda crujía con galería porticada abierta en la fachada frontal y cegada en uno de sus laterales.

 

Maese Luis, 22

Perteneció, en el siglo XVII, al Mayorazgo de la Marquesa de Alcañices; la antigüedad de la casa puede datar, al menos, de mil setecientos. La fachada que, aparece adintelada con piedra caliza, da acceso a un zaguán con cancela que comunica directamente con el patio. Este presenta tres galerías con pórticos asimismo adintelados, sobre columnas de hierro fundido. El pavimento es de losa hidráulica. En su decoración podemos contemplar algunas piezas arqueológicas, tales como una balaustrada gótica y una basa de columna del siglo XVII.

 

Maese Luis, 9

Presenta planta cuadrada, en tres de sus lados aparecen ventanas de madera con marcos de piedra. El pavimento es el típico enchinado cordobés en el centro, rodeado de baldosas de barro rojo. Las paredes están alicatadas, hasta la mitad, con azulejo sevillano.

 

Patios de Córdoba fuera de concurso

 

Siguiente página: Paseos por Córdoba en 2009