Noroeste de España

Las fotografías de este viaje por el noroeste de España, en julio de 2005, las hice casi todas con la Nikon D-70, aunque también tiré con una compacta Minolta. Algunas estuvieron en mi antigua web, pero hasta agosto de 2021 no las he organizado en esta página. El viaje duró 11 días en los que hicimos 9 etapas: Mérida, Ávila, Segovia, Valladolid, Oviedo (2 noches), Lugo, Santiago, Salamanca y Toledo. Fue un viaje para enriquecer mi archivo fotográfico  —que luego usaba en las clases—  y también para ir conociendo o profundizando en las maravillas de España.

Tres de los museos que visitamos tienen página propia: Museo Nacional de Arte Romano (Mérida), Museo Nacional de Escultura (Valladolid) y Museo de Bellas Artes de Oviedo.

 

Mérida, 19 de julio de 2005

Ya la conocíamos pero era un buen punto para hacer escala; teníamos una reserva en el Hotel Tryp Medea. Antes de que apretara el calor fuimos al teatro y al anfiteatro. Después entramos en el Museo Nacional de Arte Romano y en la Iglesia de Santa Clara, donde estaban las piezas visigodas (las fotos en este enlace). Finalizamos la mañana en el templo de Diana. Por la tarde fuimos a ver el acueducto de los Milagros; después nos refrescamos en el embalse de Proserpina y vimos el atardecer entre el puente romano y el Lusitania de Calatrava.

 

 

Ávila, 20 de julio de 2005

Se me ocurrió “cortar” por una nacional  —además de para ver la calzada romana del Puerto del Pico—  y atravesar Gredos se hizo infinito. Llegamos a Ávila y nos restauramos a base de patatas revolconas y chuletón. Después de una necesaria siesta en el Palacio Valderrábanos, salimos a descubrir la ciudad. Visitamos la catedral donde estaban prohibidas las fotos, y paseamos por el cetro y la muralla. Entramos en el Convento-Museo de Santa Teresa  —¡cuántos recuerdos de mis tiempos en el colegio del Carmen!—  y dimos una vuelta en el tren turístico. Por la noche salimos otro rato, a la muralla. Y a la mañana siguiente, al salir para Segovia, paramos un momento en la iglesia de San Vicente.

 

 

Segovia, 21 de julio de 2005

A las diez y media ya estábamos en el interesante Museo del Vidrio de La Granja. A continuación visitamos el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, una amalgama de construcciones superpuestas con muy buen gusto; en la Capilla de las Reliquias está el cenotafio de Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio, que están enterrados en una cripta. Ya en Segovia vimos las iglesias de San Martín y la Trinidad, antes de entrar en la catedral. Estaban prohibidas las fotos, así que solo hice unas en el claustro. Después de comer fuimos al alcázar, uno de los castillos más bonitos de España. Tras un descanso en el Hotel Los Linajes, paseamos hasta el anochecer por la Casa de los Picos, la plaza del acueducto y la catedral.

 

 

Valladolid, 22 de julio de 2005

Dimos un rodeo para pasar por Peñafiel y ver su castillo, pero no pudimos entrar. Sí pudimos ver, aunque solo por fuera, el Convento de San Pablo, una joya mudéjar.

Llegados a Valladolid nos alojamos en el Hotel Olid. En primer lugar fuimos al Museo Nacional de Escultura, en el Colegio de San Gregorio, anexo al impresionante Monasterio de San Pablo. Las fotos que hice están en este enlace. También visitamos los pasos de Semana Santa en una nave próxima. Las fotos de las dos visitas estarán pronto en este enlace. Por la tarde fuimos a la austera catedral y entramos en su museo, en el que hice algunas fotos. Aquella noche estuvimos por detrás del ayuntamiento, en unas tabernas en las que ponían un cigales espectacular.

 

 

Oviedo, 23 de julio de 2005

Fue una ruta larga. Pasado el puerto de Pajares tuve que hacer varios cambios de sentido; quería visitar la iglesia prerrománica de Santa Cristina de Lena, que se veía cerca de la carretera, pero no daba con la entrada. Ya en Oviedo, nos alojamos en el Gran Hotel España, comimos y salimos a buscar más iglesias. Santa María del Naranco, antiguo pabellón de caza, estaba cerrada por obras; tampoco pudimos entrar en San Miguel de Lillo 😕. Me sorprendió el Museo de Bellas Artes de Asturias, cuyas fotos estarán pronto en este enlace. Más tarde visitamos la catedral y dimos una vuelta por el centro, la Plaza de la Escandalera y la fuente de Foncalada, terminando en San Julián de los Prados.

 

 

Asturias, 24 de julio de 2005

Era domingo y por primera vez en este viaje por el noroeste de España, pasaríamos dos noches en el mismo hotel. Por la autopista “Y” bajamos a Gijón, a la playa de San Lorenzo, aunque el día estaba tormentoso. Teníamos una cita en la Cueva de Tito Bustillo, que ya conocía de la escuela viajera que hice en el 90; pero no se podían hacer fotos ☹️. Después nos acercamos a Ribadesella, con un gran ambiente piragüista, y después a Cangas de Onís, a ver su mercadillo y su puente. Bajo el símbolo de Asturias, la Cruz de la Victoria, mientras corría Fernando Alonso, nos comimos unas fabes con almejas memorables. Después subimos a los lagos de Enol y Ercina, y visitamos la Basílica de Covadonga. De vuelta a Oviedo, paramos en el Conventín, San Salvador de Valdediós. Aquella noche terminamos escanciando sidra y saludando al mismísimo Woody Allen.

 

 

Lugo, 25 de julio de 2005

En camino hacia Lugo, paramos en Cudillero, un pueblo de pescadores con mucho encanto. Las vistas del cabo Vidio desde esta zona son impresionantes. Más adelante paramos en el Castro de Coaña. Las hortensias de las cunetas estaban preciosas. Y en esto que llegamos a Mondoñedo, donde paramos a comer en A Voltiña: pulpo, empanada… 😋 Seguimos la ruta, asomándonos a la playa de las Catedrales. Al llegar a la capital lucense nos alojamos en el Gran Hotel Lugo y salimos a recorrer la ciudad y pasear sobre su muralla. Visitamos la catedral, dedicada a Santa María de los Ojos Grandes; dentro, estaba la capilla de San Froilán, patrón de Lugo.

 

Santiago de Compostela, 26 de julio de 2005

De camino a Santiago, hicimos una corta parada en La Coruña para ver la Torre de Hércules. Esta esconde en su interior el faro romano más antiguo del mundo  —es el único en servicio—  por eso era Patrimonio de la Humanidad.

 

 

Después de comer y dejar las maletas en el único hotel que había disponible en la zona, llegamos a Santiago. La ciudad vivía la resaca de su día grande y la Plaza del Obradoiro no estaba demasiado concurrida. Entramos en la catedral y le dimos el abrazo ritual al busto del santo. Después visitamos el interesante y didáctico Museo Catedralicio. Terminamos la jornada con una mariscada para celebrar que era mi santo.

 

 

En ruta a Salamanca, 27 de julio de 2005

Definitivamente había entrado un temporal del Atlántico cuando salimos hacia Salamanca. En La Toja (Pontevedra) estuvimos solo un momento para hacer unas fotos, con un vendaval impresionante. Pasamos por Vigo y Orense sin parar, ya que seguía lloviendo bastante. Entonces dimos un pequeño rodeo para visitar Santa Comba de Bande, una de las iglesias visigodas que me había empollado en la carrera. A última hora de la tarde llegamos al Tryp Salamanca, con tiempo de dar una vuelta por la Plaza Mayor y dar las buenas noches a la Casa de las Conchas.

 

 

Salamanca, 28 de julio de 2005

Aprovechamos bien la mañana de ese jueves, en la que recorrimos de nuevo la Plaza Mayor, la Casa de las Conchas, la Universidad, las catedrales vieja y nueva con sus retablos y museo… Después cruzamos el puente romano y vimos el verraco (los dos símbolos del escudo de Salamanca). También nos dio tiempo a visitar el Convento de San Esteban y el de las Dueñas, en el que compramos unas cajas de pastas. Vimos la Torre del Clavero y comimos en la Plaza Mayor y a la salida nos paramos en la curiosa iglesia de San Marcos. En ruta, volvimos a visitar los Toros de Guisando, y llegamos anocheciendo al Hotel Beatriz, en Toledo.

 

 

Toledo, 29 de julio de 2005

Toledo era la última etapa  —necesaria—  de este viaje por el noroeste de España. Empezamos temprano yendo a la catedral, en la que estaba prohibidísimo hacer fotos; solo hice una a una cúpula y otra al retrato del cardenal Portocarrero, palmeño insigne. Seguimos hasta San Juan de los Reyes, otra joya del gótico y terminamos la ruta en la ermita del Cristo de la Luz, la mezquita mejor conservada de las que hubo en Toledo. Nuestro viaje estaba terminando; después de comer, seguimos camino hasta Córdoba.

 

 

Mapa de esta ruta por el noroeste de España

 

El siguiente viaje: Italia