Benaoján

1980-1981

Benaoján, en la provincia de Málaga, fue mi primer destino de maestro. El 8 de diciembre de 1980, el día que asesinaron a John Lennon, después de varias horas en un ferrobús, llegué a la estación de Benaoján-Montejaque. Por una empinada carretera entre impresionantes canchales subí al pueblo en una furgoneta de Correos. Tenía entonces 22 años…

Nunca podré olvidar la magnífica acogida que me dispensaron Pablo y Conchi. Volvían de dar un paseo y me invitaron a merendar. Después me dejaron todo lo necesario para pasar las primeras noches en una casa de maestros.

Me hice cargo del primero de E.G.B. con más de 30 en lista. Entonces me di cuenta de lo poco que me servía la carrera de magisterio y empecé como pude a enseñar y -más que nada- a aprender. Para mi suerte, habían hecho un buen preescolar y -sobre todo las chicas- leían con soltura. Con el paso del tiempo he olvidado muchos nombres. Otros vibran en mí como entonces: Beatriz, Esther, Aurora María, Paquita, Óscar, Santiago, Elisabeth, Victoria, Mari, Juan, Antonio, Isa…

Todas las fotos que tomé aquel curso en Benaoján están en la siguiente galería. Además de la clase, hice de 8º para carné, y del patio de recreo. También participé en una semana cultural con un carrete de paisajes y rincones. Y al final hay algunas tomas del súper 8 familiar.

En julio del 81 nos casamos Pilar y yo. Después del verano tuvimos que hacer las maletas, ya que no había vacante y me habían destinado a Manilva. Pero volveríamos…

 

Algunas tomas del verano de 1981

1982-1983

Volvimos a Benaoján, donde teníamos casa de maestros y muchos amigos. Esta vez entré en la Segunda Etapa de la E.G.B. Daba algo de Sociales, Francés y Pretecnología. Y seguí con mis inventos, con el apoyo decidido de Pablo y José Manuel. Recuerdo que pusimos en marcha una emisora de radio escolar de 1 watio de potencia y un circuito cerrado de televisión; en todas las clases instalamos monitores B/N conectados al video de la sala de profesores. Y lo más divertido, que fue un aula de informática con una docena de ZX 81, unos cacharritos con 1 K de RAM, totalmente pioneros de la informática.

En la galería que sigue, algunas fotos de las navidades y del patio en febrero, ya con mi primera  réflex. Especial es la de Cati y José Manuel; me acuerdo con detalle del día que se levantó en clase, tropezó con una mesa y se partió el pie. Entonces la llevamos a Ronda y volvimos tardísimo con la escayola puesta. También hay fotos del Cesta y Puntos, y de unas clases de Sociales en las que invitamos a algunos abuelos para que nos contaran sus vivencias. Sin duda, lo mejor de cada curso era la “semana blanca” que pasábamos esquiando en la Residencia de Pradollano como viaje fin de curso de 8º.

También hay muchas fotos de las obras de Icarben, que entonces se llamaba CARBENCA, y de una nevada impresionante, además de la donación de instrumentos musicales que hizo la Caja de Antequera. Al final de la galería, unas tomas en súper 8 de la nevada y del fin de curso. Allí se me ocurrió tirar un rollo con la cámara sujeta a la bota, durante un descenso, 20 años antes del invento de la GoPro 😉

Pasamos el verano en la Colonia de Sabinillas y dimos una escapada para bailar con los coros y danzas. Entonces me destinaron a Fuente Pareja, y otra vez tuvimos que mudarnos, aunque con el firme propósito de volver.

 

El invierno de 1983

 

1983-1984

Aunque este curso estuve en la unitaria de Fuente Pareja, volvimos a Benaoján en varias ocasiones y pasamos la semana blanca en Sierra Nevada. Estas son algunas de las fotos que conservo.

 

1984-1987

No paramos de hacer cosas en el colegio, instalaciones de todo tipo, decoración, cortinas y fluorescentes en las clases,  preparación de fiestas… También montamos entre José Manuel Ríos y yo un alumbrado navideño para la plaza del pueblo… ¡en qué nos vimos para tirar y colgar aquella maroma de cables!

También las colonias me absorbían, no solo los dos meses de verano, sino el resto del año. Me encargaba de compras y preparaba los equipos de sonido y electrónicos. Construí amplificadores y sobre todo secuenciadores de luces para veladas y fiestas.

Estos tres cursos son como un agujero negro… ¡No tengo fotos! Aparte de recuerdos familiares y viajes –Paris en el 85 y Nueva York en el 86– solo he encontrado de los montajes para las colonias y varias que hice para el fomento de la lectura.

Recuerdo que un día de marzo de 1987 el director, don Pablo, llegó a mi clase y me dijo: “te han dado en el concurso La Puebla de los Infantes, ¿sabes dónde está?” Acabaron siete cursos apasionantes de idas y venidas por la provincia de Málaga y se iba a abrir un nuevo capítulo en mi vida laboral.

 

Aunque todavía no hemos vuelto a Benaoján, sí estuvimos en Ronda en la Jubilación de Pablo y Vicente en 1981. Las fotos de entonces están provisionalmente en este enlace.